Registro de Dominios

 

Cuando alguien registra un dominio, lo hace principalmente para obtener dos cosas:

  • Una web, que se vea al visitar el dominio
  • Cuentas de correo, basadas en ese dominio

Pero por supuesto, hay servicios en Internet para los que no es necesario tener un dominio.

Por ejemplo, puedes tener tu web en WordPress.com, y que para visitarla tengas que escribir “nombredetuweb.wordpress.com”, sin usar un dominio propio.

También puedes tener tu cuenta de correo en Gmail, por ejemplo.

Ambos servicios son gratuitos, pero con sus limitaciones y problemas

Entonces, ¿necesitas un dominio?

Siendo un servicio barato, para mucha gente puede ser muy buena idea aprovechar sus ventajas, por ejemplo:

Nunca cambia, tu web se llamará siempre igual

Tu dominio siempre se va a llamar igual. ¿Qué pasa si dejas de usar tu web en WordPress y te cambias a Yahoo, por ejemplo? Tu web pasaría de llamarse “tuweb.wordpress.com”, a llamarse “tuweb.yahoo.com”.

Si usaras un dominio, podrías redirigirlo a cualquiera de esas dos direcciones, de manera que tus visitantes, tus clientes, o tus amigos, nunca tendrán que cambiar la dirección de tu web cuando la escriben en su navegador.

Nunca cambia, tu cuenta de correo se llamará siempre igual

¿Qué pasa si dejas de usar Hotmail, y te cambias a Gmail? ¿Qué pasa si usas una dirección de Telefónica asociada a tu ADSL y te cambias a Jazztel? Tendrás que avisar del cambio a todos tus contactos.

Si usas un dominio propio con redirecciones de correo, nunca tendrás que cambiar la dirección que das a tus contactos para que te escriban. Podrás redirigir tu dominio a la cuenta que tu quieras.

El no va más

Todo lo anterior puedes conseguirlo comprando un dominio, y usando simples redirecciones, sin que tengas que contratar cuentas de correo.

Pero si vas más allá y además de un dominio, compras cuentas de correo basadas en tu propio dominio, entonces sí que nunca dependerás de nada ni nadie.